+52 (55) 9000.2389 academiamexped@hotmail.com
SS Acad Cirugia

MENSAJE DEL ACAD. DR. MANUEL BAEZA BACAB A NOMBRE DE LOS NUEVOS SOCIOS DURANTE LA SESIÓN SOLEMNE DEL ANIVERSARIO DEL LXXXIII AÑO ACADÉMICO DE LA ACADEMIA MEXICANA DE CIRUGÍA.

Distinguido Académico Dr. José Narro Robles, Secretario de Salud Federal.

Distinguido Académico Dr. Francisco Navarro Reynoso, Presidente de la AMC.

Distinguido Académico Dr. Enrique Graue Wiechers, Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Distinguido Académico Dr. Jesús Tapia Jurado, Vicepresidente de la AMC.

Distinguidos integrantes del presídium.

Apreciados miembros de la Academia Mexicana de Cirugía.

Señoras y señores.

La noble misión de la AMC quedó bien establecida desde su fundación: fomentar el desarrollo de la educación e investigación en todas las ramas médico-quirúrgicas, y contribuir al mantenimiento de la salud de todos los mexicanos. Desde ese momento, también se establecieron sus valores inalienables: la excelencia académica, la honestidad, el respeto a la tradición, la búsqueda de la innovación, y el compromiso social.

La responsabilidad social no es una acción caritativa, como atender pacientes indigentes sin cobro alguno, es algo más que donar una consulta, es una filosofía de acción. La responsabilidad social implica, no solo calidad, sino compromiso con la sociedad, el paciente, los empleados, la comunidad, el medio ambiente, los compañeros de profesión, la institución o empleador, y por supuesto con uno mismo. No es fácil “ser responsable”, pero lo más difícil es ser responsable con todos y cada uno de estos grupos.

En sus 83 años de vida, la Academia ha cumplido cabalmente sus compromisos y ha recibido el reconocimiento general, ya que es Órgano Consultivo del Gobierno Federal, Vocal del Consejo de Salubridad General, Vocal del Consejo de Salud del Distrito Federal, y Vocal del Consejo Consultivo de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico, entre otros.

Para quienes tenemos el privilegio y el honor de ingresar a la Academia mexicana de Cirugía, una de las instituciones médicas más prestigiadas, hoy es un día de celebración y alegría. Para mí el privilegio y el honor es doble, pues se me ha dado el uso de la palabra en representación de un grupo de médicos cirujanos que, hoy, alcanzamos una meta de excelencia.

Esta es una noche de agradecimientos, y por ello, deseo rememorar las palabras de María Zambrano, la primera mujer en recibir el Premio Cervantes, quien en su discurso recepcional, dijo: “para salir del laberinto de la perplejidad y del asombro, para hacerme visible y hasta reconocible, permitidme que, una vez más, acuda a la palabra luminosa de la ofrenda, una de las pocas palabras de la lengua castellana que no admite sinónimos, sino solo tímidas aproximaciones, una de las muy pocas, que tiene traducción a todas las lenguas: Gracias. Muchas gracias, porque de ustedes estamos recibiendo un honor largamente acariciado.

Al igual que mis compañeros, recibí la notificación de ingreso el día 27 de abril del año en curso, y uno de los pensamientos que pasaron por mi mente fue que, seguramente había otros médicos cirujanos con mayor derecho a esta distinción por sus talentos, sus méritos universitarios y sus aportes a la medicina nacional, lo cual pude comprobar al enterarme de quienes eran mis compañeros de nuevo ingreso.

RDSC01684B (2)Debo añadir que esta designación no nos envanece; por el contrario, la percibimos, como un enorme compromiso de trabajo dentro de una institución cuyo fin último es la salud de los mexicanos, no la vemos como un mérito personal, sino como un reconocimiento grupal.

Al extraordinario grupo de 68 médicos mexicanos que decidieron sumar su talento para fundar esta Academia, se añaden en esta ceremonia los doctores Jorge Armando Barriguete Meléndez en Psicología, José María Busto Villarreal en Ortopedia y Traumatología, David F. Cantú de León en Oncología; Hugo Gutiérrez Leonard en Cardiología Intervencionista; Francisco Martínez Flores en Farmacología; Miguel Ángel Serrano Berrones en Ginecología y Obstetricia, y, su servidor, Manuel Antonio Baeza Bacab en Pediatría.

Nuestros logros en los ámbitos de la clínica, la docencia y la investigación, serían impensables sin el apoyo y la generosidad de muchas personas e instituciones. Hemos tenido la fortuna de contar con la comprensión, con la ayuda desinteresada y con la benevolencia de nuestras familias, particularmente de nuestras esposas e hijos, de maestros, amigos e instituciones universitarias y hospitalarias que han participado en nuestra formación, a todos ellos muchas gracias.

Hoy en el seno de esta honorable corporación, debemos recordar que la práctica médica requiere de dos componentes imprescindible: ciencia y humanismo. No debemos olvidar que la salud, desde una dimensión social, es un bien público asequible para todos y su atención es una responsabilidad compartida por la propia sociedad, los profesionistas de la salud y las instituciones.

Como médicos, siempre debemos tener presentes el sentido social y humano de nuestra profesión. La “carrera de medicina”, no solo es una etapa de estudios formales, sino una historia de vida, es una profesión a la vez científica y humanista, que implica dedicación, entrega, perseverancia, compromiso y responsabilidad.

Para finalizar, quiero compartir con ustedes, un pensamiento que me han acompañado a lo largo de mi paso por la pediatría organizada del país. Para mí, es la mejor definición del pediatra, es un pensamiento un tanto romántico apropiado al sentimiento que me embarga esta noche,  fue pronunciado hace más de 60 años por el Dr. Eduardo Urzáiz Rodríguez, quien fuera el primer rector de la Universidad de Yucatán, al clausurar un ciclo de conferencias en el desaparecido Hospital del Niño de Mérida, la cita textual dice: “Hay una especialidad médica, la pediatría, para cuyo ejercicio se requiere un temple de corazón, una capacidad de sufrimiento y un fuego de amor verdaderamente excepcionales, quien no posea esas cualidades en grado sumo que no intente ser pediatra, sino quiere perder para siempre la fe, la esperanza y la alegría de vivir”.

Muchas gracias y buenas noches.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Search